Metacomunicación: ¿Qué es lo que quiero decir cuando me expreso?

¿Alguna vez has notado que algunas personas dicen más de lo que expresan, ya sea por el tono de su voz, algún gesto o ademán? Entonces lo que has notado es lo que se conoce como metacomunicación.

Mucho se ha dicho sobre el poder de las palabras y la importancia de centrarse en ellas para provocar cambios en nuestra realidad, sin embargo, recuperar el valor de la palabra es válido cuando somos capaces de reconocer que no podemos pensarla fuera del complejo universo de las relaciones humanas.

Imagina por un segundo la palabra cuídate, en tanto lo diga una madre castradora, una abuela cariñosa, un médico, un policía, un mafioso y un asesino a sueldo, es muy diferente a que la escuche una persona enferma, temerosa, enamorada o respetuosa de la ley ¿Cuál crees que es el sentido de cada uno de estos cuídate?

Para explicar este tema, es necesario comenzar por definir el lugar de la comunicación en las relaciones humanas. En general se la define como una "acción en común", por lo tanto, implica un compromiso y, por ende, define una relación.

La comunicación está presente en todo lo que hacemos, es decir, nos comunicamos a través de nuestro comportamiento, lo cual no implica necesariamente hablar. En el proceso de comunicación es necesario comprender elementos centrales que configuran su importancia en el ámbito de las relaciones humanas:

- Todo comportamiento o no comportamiento es comunicación.
- Es un proceso que se da en un contexto específico.
- Es interaccional, sus efectos dependen del que comunica y del que recibe e interpreta.
- Lo central del proceso es que tiene un efecto o influencia sobre la otra persona.

No existe la no comunicación, pues aún sin proponérnoslo, siempre estamos comunicando algo y nuestra actitud (por acción u omisión) provoca reacciones de los demás.

La comunicación es la base de las relaciones humanas: en la familia, con la pareja, con los grupos de amigos, en la vida diaria, en el trabajo, tanto así que, las relaciones sanas dependen en gran medida de la capacidad de comunicarse efectivamente.  De manera que, no sólo se trasmite información sino que al mismo tiempo se imponen conductas, por lo tanto, se determinan dos niveles claramente diferenciados:

1. El nivel objetivo o aspecto referencial de un mensaje mediante el cual transmite información: en la comunicación humana hablamos siempre del contenido del mensaje.
2. El nivel relacional o el aspecto connotativo hace referencia a como debe ser entendido el mensaje en términos de la relación que se impone  entre los comunicantes.

El nivel objetivo transmite datos de la comunicación (qué digo) y el relacional dice cómo debe entenderse la misma (quién habla, quién escucha, cuándo y dónde). El nivel relacional de la comunicación, nos propone un segundo nivel comunicativo o meta-comunicación, aquella comunicación que habla acerca de la comunicación misma.

La meta-comunicación es necesaria para lograr un nivel profundo de comunicación humana saludable; si bien, la mayoría de nosotros es consciente de que lo que hacen, cómo o dónde lo hacen, es interpretado por los otros, consciente o inconscientemente, muy pocos conocen el alcance real de este mensaje, que se expresa generalmente mediante los gestos, la voz, las posturas, los movimientos y el contexto, lo que denominamos aspectos no verbales de la comunicación.

La metacomunicación es algo que representa una idea o actitud sin necesidad de palabras o la forma en que uno interpreta las intenciones del otro sin tener que recurrir al lenguaje oral en función de la relación que se tiene con la otra persona. Es cuando la información en sí no importa, sino que se usan los recursos que la rodean (actitudes, tono de voz, etc.) para poder comunicar los sentimientos de esta persona o la relación que hay entre los hablantes. 

La meta-comunicación es una comunicación cuyo tema es la comunicación misma y tiende a la desambiguación o aclaración de las rupturas acaecidas en un proceso comunicativo. Es decir, que es la comunicación secundaria sobre cómo se entiende una información que se ha interpretado. Se basa en la idea de que el mismo mensaje, acompañado por diferentes meta-mensajes, puede significar algo totalmente diferente, incluyendo su opuesto, como en la ironía.

Pongamos un ejemplo trivial, pero que en realidad suele ser (con variaciones) algo muy cotidiano.
Novia: - Te compré una camisa
Novio: - ¿Qué hay de malo con las que tengo?
Novia: - Tus camisas no tienen nada de malo.
Novio: - ¡¿Y entonces por qué compraste una nueva, si no es mi cumpleaños?!.
Novia: - Porque esta me gustó
Novio: - ¿No te gustan las que tengo?

No hay que enfocarnos en el porqué de la ruptura en la comunicación, si el que inicia la comunicación se expresó mal, el destinatario de la misma está a la defensiva o si hay una historia previa de interacciones que expliquen las interpretaciones que los receptores hacen de las comunicaciones que se les dirigen, porque eso sería motivo de larga discusión y ameritaría otro thread. Lo importante es ver el valor de la meta-comunicación como herramienta para superar estas rupturas comunicativas. Volvamos al ejemplo:


Esta discusión entre novio y novia podría seguir eternamente o aún convertirse en una pelea si se produce una “escalada simétrica”, es decir, los comunicantes responden a lo que entienden como agresiones del otro con otra agresión.
Ejemplo:
Novia: - Eh, al final siempre te quejás, no se te puede hacer un simple regalo
Novio: - No es así, tú eres la que siempre está criticando
Etc., etc...

La única manera eficaz de romper con este circuito es que alguno de los dos pare la pelota, abra un paréntesis, se coloque por fuera de la comunicación y en vez de hablar del tema (regalo de la camisa) hable de la comunicación, es decir, se metacomunique.
Ejemplos:
Novio: -¿A qué viene el regalo? No entiendo por qué me lo das y quisiera que me expliques, porque lo que entiendo es que estás criticando cómo me visto.
Novia: -No te estoy criticando, me gusta cómo te vistes, simplemente quise que tuvieras una camisa más, aunque las que tienes no tienen nada malo.
O bien:
Novia: - Lo que quise hacer es sorprenderte con un regalo porque hoy cobré y vi esa camisa linda y la compré, pero no quise decir que tus camisas tengan nada de malo, no lo entiendas de esa manera, tus camisas están bien, sólo quería que tuvieras esta también.
Pedidos de aclaración o de ampliación de la información, expresión de lo que se está interpretando y por qué, explicitación de los motivos de la comunicación o reformulación de frases son algunos modos de metacomunicación. Metacomunicación es cuando decimos algo sobre lo que estamos diciendo.



Comentarios

  1. Exelente articulo, sobre la metacomunicacion,tal vez en otro momento,me gustaria algunos alcances sobre tipos de metacomunicacion y ejemplos de como desarrollarlo en la vida cotidiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jorge!
      Me alegra que te haya gustado el artículo. Tomaré mucho en cuenta tu sugerencia sobre escribir más acerca de este tema.
      Te invito a leer mis demás artículos.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Me gusta tu articulo de la metacomunicacion y quiero pedirte el permiso para usarlo en la aplicación de la comunicación para la paz. Dicto módulos para diplomados, específicamente para la construcción de la paz y estos ejemplos sencillos pero profundos y claros que ud expresa son muy útiles para mis presentaciones me gustaría citarte y usar este articulo en especial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Agradezco mucho tu comentario y por su puesto, para ello son los escritos, para comprender los conceptos y compartirlos con aquellos interesados en el tema.
      Un saludo cordial.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ensayo: El malestar en la cultura - (Capítulo I y II)